Tecnología -y Google assistant- al servicio de las personas

En este post vemos otro ejemplo de cómo la tecnología puede mejorar, y mucho, la calidad de vida de las personas


Los asistentes virtuales están cada vez más integrados en las casas: Alexa, Siri o Google assistant son ya uno más en la familia. Pero ¿Qué ocurre con aquellas personas que no tienen voz? Es decir, cómo puede utilizarlos gente con dificultades en el habla. Bien pues Lorenzo Caggioni, un joven ingeniero, ha encontrado la respuesta.


Ha desarrollado un dispositivo que permite a personas con dificultad en el habla, como su hermano Giovanni, dar órdenes al asistente virtual de Google.


“Hey Google, pon mi playlist favorita”.  Parece algo sencillo, pero para gente como Giovanni Caggioni, no lo es. Tiene 21 años no puede hablar, es ciego y con síndrome de Down.


A Caggioni le encanta escuchar música y “Buscando a Nemo”. Su hermano ingeniero en Google Italia, decidió buscar una forma para que él también pueda acceder a esos contenidos con el asistente virtual de la compañía, tal y como hace el resto de la familia. 


Por eso, junto con algunos compañeros de trabajo, creó un dispositivo que conecta el altavoz inteligente con un botón, con el que Giovanni puede enviar sus peticiones. La idea ha llamado la atención de los directivos y ahora el equipo estudia cómo desarrollar el producto para que llegue al mercado y esté a disposición de usuarios con distintas discapacidades.


“Para Giovanni expresarse es muy complicado”, explica Lorenzo. “No es fácil entender lo que quiere transmitir”. El ingeniero cuenta que sus padres siempre han intentado satisfacer la necesidad del hermano de ser autónomo, aunque sea para lograr objetivos pequeños como poner una música. Y considera “fundamental” que, para que consiga esa autonomía, se le dote de “herramientas que utiliza todo el mundo”.


Hace unos años, Caggioni creó un sistema para permitir a su hermano poner y quitar canciones en unos altavoces. Se trataba de“una cajita de madera con un botón [conectada con los amplificadores], que él pulsaba para que sonara la música. Pero luego llegó a casa el asistente virtual inteligente de Google. “El equipo que usaba Giovanni ya no era el que utilizaba el resto de la familia”, apunta su hermano. “Además, las canciones allí se quedaban desactualizadas con respecto a las de sus amigos”.


Ante este reto, el equipo creó un dispositivo capaz de convertir la señal transmitida vía cable desde un botón, dotado de un número identificativo unívoco, en señal bluetooth reconocible por parte del altavoz. Si se asocia una orden concreta a esa señal emitida cuando se aprieta el botón, el asistente de Google será capaz de ejecutarla. Se trata de una “idea sencilla” y que busca “minimizar el trabajo y maximizar el resultado”.


“Es suficiente pedirle: ‘Hey Google, conecta mi botón’. El asistente preguntará cuál quieres conectar. Entonces se aprieta el botón [el dispositivo reconoce la señal bluetooth]. A continuación, la pregunta será: ‘¿Qué petición quieres asociar’? Y bastará con pronunciar la que se desea, como ‘pon la música’ o ‘enciende la luz’”.


El aparato ya está instalado en la casa donde Giovanni, el más pequeño de seis hermanos. Y ahora este joven sí puede poner su playlist favorita cuando le apetece. También tiene a disposición un segundo dispositivo igual, colocado al lado de la televisión, y conectado con Google Chromecast. Así también puede ser el que elige qué película poner.


Ahora el equipo de desarrollo de este prototipo estudia cómo hacerlo accesible a más personas: “Hemos empezado con los botones porque era lo más sencillo de implementar”, dicen.


Queda mucho camino por recorrer, los asistentes llevan muchos años con nosotros, pero aún se presentan serias dificultades para que puedan ser empleados por personas con discapacidad. Tampoco son accesibles muchas tiendas online, entidades bancarias o medios de comunicación. Pero poco a poco y con esfuerzo, esas barreras irán cayendo.


Link al video:

Volver