Los festivales, escenario perfecto para hacer marketing


La Comunitat Valenciana se ha convertido en tierra de festivales. Cada vez son más los eventos musicales que estamos viendo a nuestro alrededor -especialmente en verano- y que mueven a cientos de miles de personas para disfrutar de la música y de una experiencia completa. En BHB Group nos paramos hoy a reflexionar qué será, qué tendrán estos grandes conciertos y cómo las marcas pueden aprovechar estos espacios.


Y decimos experiencia completa porque el fenómeno ya tiene nombre  y se le comienza a conocer como ‘festravel’. Esto se refiere al hecho de que mucha gente aprovecha un festival de música en una tierra para ir allí, disfrutar del evento y hacer turismo por la zona. Por este motivo, cada vez son las marcas que se ponen el look festivalero y se desplazan a estas grandes concentraciones para dar a conocerse y hacer una buena campaña de marketing.

Las ventajas de promocionarse en festivales


¿Qué ventajas tiene promocionarse en los festivales de música? Aquí os dejamos algunas razones:


Enorme asistencia: hace unos días el Arenal Sound celebrado en Burriana congregaba a 300.000 personas en toda la semana que duró el festival. Si pensamos en la duración (días y horas que los asistentes pasan ahí), los impactos visuales sobre el target y la posibilidad de interacción con la marca se convierten en infinitos.


Mensaje positivo. La gente que está en los festivales está contenta, viviendo una experiencia y disfrutando. Por tanto, se van a mostrar mucho más receptivos -ya no solo mentalmente sino económicamente- ante los estímulos que reciben. Por el mero hecho de haber esperado tanto al momento del festival, el target está deseoso de interactuar con todo aquello que le rodea. Un dato bastante ilustrativo: un turista extranjero se gasta en el Sónar (un festival de música electrónica de Barcelona) unos 750 euros, aunque no siempre el poder adquisitivo medio es tan elevado.


Grandes espacios con grandes posibilidades: en los 200.000 m2 que puede tener un festival, hay espacio para prácticamente cualquier marca: gran consumo, electrónica, moda, banca…. Y las posibilidades son también enormes. Desde merchandising gratuito en puntos clave, stands con customer experience, concursos, naming en el escenario, prendas oficiales, pantallas del festival…


Apelación: este tipo de acciones permite, además, un contacto directo con el usuario. Zonas de relax, vehículos para desplazarse, concursos, regalos… gente joven representando a la marca y dirigiéndose a los asistentes al festival es sinónimo de empatía y mensaje directo. Por tanto, que el mensaje llegue está prácticamente garantizado, solo hace falta que se retenga.


Quien no arriesga no gana: otro punto positivo que nos permite actuar con mayor libertad en los festivales es que la gente es joven y se lo está pasando bien. Escenario perfecto, por tanto, para intentar arriesgar con la marca y ser atrevidos.

Volver