El Káiser de Chanel y el zar de la moda

Ha sido el primer desfile de Chanel sin Karl Lagerfeld. Bajo el lema “El ritmo continúa”, Chanel ha dedicado su último adiós al káiser durante el emotivo desfile de la colección otoño-invierno 2019/20 en el Grand Palais de París. Y para rendirle nuestro particular homenaje, le dedicamos este post en el que resumimos sus principales hitos:

 

Aunque nunca lo confirmó, se dice que nació en Alemania en 1933 y a los 14 años emigró a París. Con tan solo 22 años, ganó un concurso de moda patrocinado por el Secretariado Internacional de Lana que lo llevó a ocupar un puesto en la casa de modas Pierre Balmain.

 

Comenzó su carrera como diseñador de moda en marcas como Pierre Balmain, Jean Patou y Chloé. Quién le iba a decir que 60 años más tarde conseguiría que Chanel mueva una suma de 8.300 millones de euros.

 

Un logro que hizo que el propio director de la marca francesa opinara del modisto que «está en la cumbre de su creatividad y tiene su agenda llena». Y así sería hasta la actualidad, pues el «Káiser» de la moda llevaba 54 años trabajando en Fendi y 36 como director creativo de Chanel.

 

Su carrera comenzó allí por el requerimiento de reinventar la marca Chanel, la cual se había quedado anticuada. Este objetivo se cumplió por los esfuerzos de Karl Lagerfeld, luego de que la firma lo contratara y le diera carta blanca para conseguirlo.

 

A partir de ahí, Lagerfeld presentaba 10 colecciones anuales para Chanel y otras dos para Fendi, por lo que se definía a él mismo como «una máquina».

Me muevo constantemente, lo que me impide mirarme el ombligo y convertirme en un fósil”. No solamente era impresionante como modisto, sino que muchas modelos le deben su fama: Cara Delevigne y Lily-Rose Melody Deep.

 

También vistió a celebridades como la princesa Diana, Claudia Schiffer, Jennifer López, Madonna y Kylie Minogue.

 

Esta característica sumada a sus sastres negros, camisas blancas y gafas de sol, definen su personalidad. Karl Lagerfeld también fue conocido por no tener reparos en hacer comentarios políticamente incorrectos.

 

Por ejemplo, en 2012 calificó a la cantante Adele como «un poco demasiado gorda»; dijo que los hombres rusos eran tan feos que se haría lesbiana si fuera una mujer de ese país y opinó que los estampados florales «son para mujeres gordas de mediana edad».

 

Sacó un libro con la dieta con la que consiguió perder una cantidad importante de peso, alegando que su ropa no se hacía a partir de la talla 36, porque no sentaba bien en mujeres gordas. Confesó que odiaba la idea de tener hijos, un hecho que evidenciaba cada vez que subía fotografías de su gata «Choupette» a sus redes sociales.

 

Ya sabemos quién lo reemplazará en Chanel (Virginie Viard, quien trabajó con el Kaiser durante más de 30 años y a quien el diseñador describía como su «mano derecha e izquierda»).

 

Tuvo varias residencias a lo largo de su vida, desde un castillo en Gran Bretaña, un palacio en Mónaco, pasando por una villa cerca de Hamburgo y varios apartamentos en Berlín y Roma.

 

Nos quedamos con esta frase de Karl Lagerfeld

 El Káiser nos ha dejado, y el mundo de la moda se viste de luto.

Volver