El boom de la comida a domicilio despierta el apetito de otros sectores

El sector de la comida a domicilio está en auge y despierta el apetito no solo de quienes la consumen sino también de quienes deciden entrar en el negocio. Solo para hacernos una idea de la dimensión que alcanza este mercado, aquí van unas cifras: el valor de Uber Eats se cifra en más de 20.000 millones de dólares, según Goldman Sachs, mientras que el de Deliveroo oscila entre los 2.000 y los 4.000 millones de dólares, según Financial Times.


También en España han nacido aplicaciones con un rotundo éxito, véase Glovo, con sede en Barcelona, cuya valoración es superior a los 300 millones de euros. El montante del sector delivery a nivel internacional suma un valor en conjunto de más de 92.000 millones de dólares (alrededor de 81.200 millones de euros).


El auge de las tecnologías y los cambios en las formas de consumo asociadas al mercado colaborativo (compartimos coche para desplazarnos, alquilamos habitaciones de casas para irnos de vacaciones y reservamos en restaurantes en función de las críticas que hay en las redes sociales) han dado un giro de 180 grados en el mercado para adaptarse a las nuevas necesidades conjuntas.


Y esto no acaba más que empezar. Estos días no dejamos de ver noticias que “rizan el rizo” y van más allá del mero delivery o take away. Por ejemplo, Glovo y Carrefour se acaban de aliar para iniciar los envíos de los pedidos urbanos a domicilio en menos de treinta minutos. El objetivo no es otro que el de ofrecer una alternativa de compra y atraer a nuevos clientes a partir de una gama de 2.500 artículos de Carrefour que los consumidores podrán elegir en la plataforma Glovo. A partir de septiembre, el servicio comenzará a operar en Valencia y Sevilla, París, Milán, Roma y Buenos Aires.


Un acuerdo que permite a Glovo continuar desarrollando su vertiente de supermercado. De hecho, acaba de abrir su primera tienda física en Madrid, un establecimiento 24 horas en el barrio de Tetuán y en el que podemos comprar entre 1.000 productos, algunos de ellos frescos. Este “Super Glovo” posee una superficie de 200 metros cuadrados y 9 empleados y pretende extenderse a otras ciudades.


Pero no es Glovo el único delivery que da pasos firmes en la ampliación de sus líneas de negocio. Otra noticia que saltaba hace unos días es el acuerdo entre entre Deliveroo y LaLiga, la principal asociación de fútbol en nuestro país. Durante la próxima temporada, ambas marcas aprovecharán la sinergia experiencial entre comida y fútbol para crear un nuevo modelo de negocio que permita su expansión. Además, se da salida, según defienden desde ambas compañías, al “vacío” que sufren muchos restaurantes cuando hay grandes partidos de fútbol.

Como vemos, van surgiendo nuevas necesidades y nuevas formas de cubrirlas. Problemas también los hay, sin ir más lejos el de los ‘riders’ que trabajan para este tipo de compañías y que denuncian su “precaria” situación laboral, algo en lo que está trabajando la justicia actualmente. En cualquier caso, está claro que esto solo es el comienzo y que todos los agentes implicados deberán trabajar para encontrar la mejor “comunión” entre todas las fuerzas.

Volver