El armario del medioambiente: vestirse de forma sostenible es posible

¿Sabías que existen bolsos hechos con hojas de piña y pañuelos con fibra de bambú? Es un caso particular pero que nos sirve de ejemplo para hablar de la moda sostenible: Diseños hechos con mimo para cuidar al planeta y curar -en la medida de lo posible- el daño que ya le hemos causado.

¿Sabías que al año se tiran en la Unión Europea casi seis millones de toneladas? Cifras que nos hacen reflexionar sobre el futuro que queremos dejar para quienes vengan detrás de nosotros. Y si queremos cuidar del medio ambiente, podemos hacerlo de muchas formas y la moda es una de ellas.

Porque una camiseta de algodón necesita 2.700 litros de agua para confeccionarse y el poliéster, uno de los materiales más contaminantes, está presente en el 60% de los tejidos. La industria textil toma conciencia porque es la segunda más contaminante del mundo detrás de la petrolera.

¿Y cómo lo hace? Hay muchas formas, desde la renovabilidad y la fuente de la fibra, el proceso de confección textil, las condiciones de trabajo de los trabajadores y la huella de carbono del material.

Pongamos el ejemplo de una de las pioneras: Stella McCartney, una diseñadora británica firme defensora de la moda sin pieles y que trabaja este año con firmas como Gucci o Versace. O pañuelos hechos con piel de naranja, como los de Salvatore ferragamo. También en España vemos ejemplos como la marca Ecoalf, con sus diseños hechos con residuos: botellas de plástico, redes de pesca… cualquier material es válido.

Inspírate con algunos de los diseños que aquí te dejamos.

Un armario ético es posible, ¿te animas al ecoshopping?

Volver