Star Wars, más real que nunca

Nos adentramos en el mundo de Star Wars gracias al nuevo parque de atracciones de Walt Disney que acaba de abrirse en California… ¿o mejor dicho en Batuu? 😉


Es verano y toca pensar dónde nos vamos de vacaciones. Hoy os proponemos un viaje al mundo de Star Wars, literalmente. Por eso, este post va dedicado al nuevo parque de atracciones de Walt Disney World Resort que nos ha llamado mucho mucho la atención. Si tienes tiempo, ahorros y ganas, ves buscando vuelos a California y adéntrate en  Star Wars: Galaxy’s Edge.


El parque temático acaba de inaugurarse hace tan solo un mes y aun no tiene todas las atracciones disponibles, pero ya ha agotado entradas en tiempo récord. Una invitación formal para que los visitantes vivan sus propias aventuras en el planeta Batuu, donde tomarán los controles del Millennium Falcon, disfrutarán comida y bebidas galácticas y explorarán la aldea Black Spire Outpost.


Así, de momento, las tiendas, restaurantes y personajes de la saga están disponibles para que los huéspedes disfruten de ellos desde el primer día, pero Star Wars: Rise of the Resistance, una de las principales atracciones no abrirá hasta más adelante.


Disney espera que Star Wars: Galaxy’s Edge sea extremadamente popular, y está tomando algunas medidas para lidiar con las multitudes. Durante el primer mes, Galaxy´s Edge solo estará disponible para los huéspedes que realicen sus reservas por adelantado. Además, Millennium Falcon: Smuggler´s Run no formará parte inicialmente del sistema FastPass de Disney, con lo cual, toca hacer cola…. Y de las largas.


Un nuevo planeta en expansión:

Star Wars: Galaxy’s Edge está basado en la saga, pero la expansión en realidad se desarrolla en un planeta completamente nuevo. El nuevo entorno es una ciudad fronteriza con un puerto comercial, un lugar remoto que está ocupado por humanos (y distintas criaturas) de todas las galaxias y segmentos, incluidos en este último punto muchos villanos y asesinos. Los huéspedes podrán estar mucho tiempo en este planeta, ya que el área de casi seis hectáreas representa la mayor expansión de terreno de un parque temático.


Coleccionistas:

Si tienes créditos (o dólares) de sobra, Star Wars: Galaxy’s Edge también tiene un par de artículos premium en los que puedes gastarte tu dinero, lo que ayudará a que tu experiencia en el parque sea aún más inmersiva. Para comenzar, cualquier persona que se detenga en el taller de Savi podrá fabricar su propio sable de luz, estilo Jedi, en una experiencia de compra interactiva de 15 minutos. Los clientes seleccionarán la empuñadura de su sable, la hoja y el cristal kyber (que determina el color). Eso sí, adelantaros que no son baratos: una empuñadura cuesta $109 dólares, y el filo $50, por lo que un arma Jedi hecha a medida será más cara que la propia entrada al parque.


Si además quieres un compañero que te siga mientras te diviertes por Galaxy’s Edge también puedes visitar The Droid Depot, donde podemos diseñar nuestros propios robots estilo R2-D2 o BB-8.  Los pequeños droides con control remoto no solo nos seguirán mientras circulamos por el parque, sino que hablarán entre ellos y con trabajadores de Black Spire Outpost.


Enfrenta al Primer Orden

Otra de las atracciones exclusivas de la expansión es ser considerada como “una aventura épica” de Star Wars que te sitúa justo en medio de una batalla entre la Primera Orden y la Resistencia, donde disfrutaremos como si estuviéramos dentro de la bahía de un hangar en un Destructor Estelar. Desconocemos aún los detalles específicos de esta prometedora experiencia, pero sabemos que se vincularía con la narrativa temática más amplia.


A todo esto hay que añadirle que toda la comida está tematizada, podemos comer pollo o costillas pero su presentación, el local y los nombres de los platos nos harán creer que no estamos comiendo alguna de las criaturas de alguno de los planetas cercanos.


Quedan todavía muchas cosas por descubrir y muchas más por estrenar en este maravilloso parque de atracciones que hará las delicias de fans y no fans, de peques y mayores.

Volver