Pagar en efectivo ya no está de moda

 

Los consumidores más jóvenes usan poco el dinero en efectivo y siguen un presupuesto, pero también meten en él los caprichos.

 

Los millennials han sido la obsesión de las empresas. ¿El objetivo? Conocerlos con todo detalle para así lograr comprender qué les motiva y qué es lo que hay detrás de sus decisiones de consumo. Son un grupo algo complicado, porque han cambiado muchas cosas y para el que han tenido que aprender todo de nuevo.

 

Son complejos y rompen con todo lo que se ha venido haciendo hasta el momento, aunque las generaciones que vienen detrás no siguen el mismo patrón. Y ahora veréis por qué: Hablamos de la generación Z, que piensa que las cosas importantes pueden ser otras y que los hábitos de los millennials no resultan influyentes para ellos.

 

Pero, aunque la generación Z no haya heredado los hábitos de los millennials, estos sí tienen un importante impacto en otros grupos de consumidores: lo que hacen, dicen y prefieren está influyendo en los cambios de venta y de relaciones con los consumidores. De hecho, sus creencias y sus sistemas de valores son los que están impactando en las estrategias corporativas.

 

 

Por ello, saber cómo compra este sector es importante:

Un estudio realizado para Snap, analiza los hábitos de consumo de los compradores de entre 18 y 34 años (aquí entran los millennials más jóvenes y los miembros de la Generación Z de mayor edad). El estudio permite comprender cómo consumen y cómo compran los más jóvenes así como los adultos que están entrando en el mercado del consumo y que serán los grandes compradores del mañana.

 

Son sobre todo compradores tech, pero también gastan de media cantidades elevadas en ropa, productos de salud y deporte y en comer fuera. Esta inclusión de estos tres terrenos en los hábitos de compra es muy superior a la de los grupos de más edad.

 

No solo cambia lo que es importante para consumir, sino también el modo en el que se pagan las cosas. La mayoría de los consumidores de este grupo demográfico prefiere pagar con tarjeta y no con dinero efectivo.

 

Un 73% prefiere usar una tarjeta de débito o crédito. Un 34% de estos jóvenes solo lleva entre 1 y 24 dólares de media en la cartera, que usan para pagar en tipos de negocio concretos. Un 63% paga fast food, un 53% restaurantes y un 51% comida en supermercados.

 

El creciente peso del «móvil» como método de pago

Un 21% emplea sistemas de pago móviles para comprar café y compras pequeñas y un 8% para pagar en restaurantes de fast food. Un 87% emplea sus móviles para ir de compras, de lo que un 83% implica directamente comprar y un 94% lo utiliza para comparación de precios y productos antes de comprar en físico.

 

Fuente: PuroMarketing

Volver