El packaging, pieza clave en el marketing de productos

Hay quien piensa que un nombre, un color o un envoltorio no son importantes o no nos afectan a la hora de consumir… ¡Error!

 

Son elementos de creación publicitaria porque ayudan a proyectar la imagen de un producto o marca de manera más adecuada y por eso debemos poner en ellos especial atención. Por ejemplo, uno de los elementos que más tendríamos que tener en cuenta para la elaboración del packaging y que la marca despunte sobre las demás son los relacionados con las emociones.

 

Ellas imprimen interés en el cliente y, por ende, en el consumo ya que determinan que tu producto sea -o no- el elegido.  Sin ir más lejos, recordad lo que pasó recientemente con Juego de Tronos y el famoso episodio con el vaso de  StarBucks.

 

Que sepamos en ninguno momento se ve su logo, o sus colores ya que el plano está muy oscuro. Pero por el packaging la gente lo reconoció a primera vista. ¿Seguro que era de Starbucks o aprovecharon el tirón para continuar la broma y así llegar a ser trending topic y carne de meme etc?

 

Aquí se demuestra la importancia del envoltorio. De hecho, muchas empresas han imitado el cartón para el calor del vaso, las tapas blancas… Pues quizás una de esas marcas poco conocidas sea la que suple de café al equipo de Juego de Tronos y sin quererlo, le dio una publicidad enorme y gratuita a la marca que ella misma imita.

 

¿Los empaquetados hablan? No literalmente pero si comunican mucho y nos dan información valiosa. Por eso el diseño de un embalaje representa una estrategia de mercado apoyada en la tecnología.

 

A continuación os nombramos algunos de los elementos que debe contener:

  1. Un manejo claro y peculiar de la tipografía.
  2. Un diseño atractivo para su público objetivo.
  3. Pensamiento en la ingeniería de su embalaje.
  4. Disposición jerárquica de la información.
  5. Comunicar la esencia de la marca, es decir, lo que significa para un consumidor.

 

Aunque haya estándares a los que deben ser fieles de acuerdo a las reglas oficiales para distintos tipos de productos a embalar, los diseñadores deben hacer gala de la creatividad para lograr que en un mismo tipo de embalaje se distinga su producto del de la competencia gracias a la mezcla de colores, imágenes y tipografía, que pueden ser tradicionales o romper con las reglas, según sea la imagen que la propia marca quiera reflejar.

 

Hoy en día algo que termina en la basura y pasa poco tiempo en nuestras manos, tiene casi mas importancia o como mínimo la misma que lo que embala.

 

El continente comunica el tipo de contenido.

Volver