Mujeres influyentes en el sector del marketing, innovación y tecnología

Para celebrar el Día Internacional de la Mujer hemos decidido hacer un repaso por mujeres influyentes de ayer y de hoy. Hablamos de programadoras, directoras de grandes empresas multinacionales y hasta amas de casa que, con su esfuerzo, sus ganas y persistencia, han conseguido que se las recuerde a lo largo de la historia dando su legado al mundo.

¡Allá vamos!

 

Ada Lovelace

Considerada como la primera programadora en la historia de la informática, Ada Augusta Byron –luego Lovelace– (1815-1852) fue una mujer especial en plena época victoriana. Hija del poeta inglés Lord Byron, su gran momento llegó al conocer al matemático Charles Babbage, que había diseñado una máquina analítica basada en los mismos principios que los futuros ordenadores –y que nunca llegó a construirse.

Tras un tiempo apartada de las investigaciones, Ada inventó una notación para describir algoritmos en la máquina de Babbage, creando así el primer lenguaje de programación. Tuvo que firmar sus trabajos con sus iniciales A. A. L., para que no la censuraran por ser mujer. En 1979, el Departamento de Defensa de EE. UU. desarrolló un lenguaje de programación que llamó “ADA” en su honor.

 

Grace Murray Hopper

Nació el 9 de diciembre de 1906, en Nueva York, y murió en Arlington, Virginia (USA) el 1 de enero de 1992. Grace Hopper fue una distinguida oficial de la marina estadounidense y una destacada científica computacional. Hopper fue una de las programadoras del primer gran ordenador, el Mark I.

También trabajó en el desarrollo del COBOL, uno de los primeros lenguajes de programación. Acuñó el término “bug” (chinche, bicho) para referirse a un error de programación, cuando descubrió una pequeña mariposa dentro de los circuitos que hacía cometer errores de ejecución.

 

Nellie Bly

Elizabeth Jane Cochran (1864-1922) se hizo pasar por loca para adentrarse en el hospital psiquiátrico de mujeres de Nueva York, desafió las convenciones de la época y emprendió un viaje alrededor del mundo como el personaje de Julio Verne Phileas Fogg; y simuló ser una obrera en una fábrica de cajas para denunciar la situación en la que subsistían “los esclavos blancos”. Bly rechazó quedar confinada en el llamado gueto rosa, —los artículos sobre cocina, jardinería y moda—, conquistó a miles de lectores y demostró que el periodismo intrépido no era un coto exclusivamente masculino.

 

Evelin Berezin

Nació en un barrio del Bronx en Nueva York en 1925. El Museo de Historia de la Computación de Estados Unidos, con sede en California, reseña que, gracias a una beca, la joven estudió en la Universidad de Nueva York, donde se graduó en Física en 1945. Berezin fundó su propia empresa en 1969 y la llamó Redactron Corporation. La compañía comenzó con nueve empleados, pero no tardó en llegar a 500 y tuvo la idea de usar ordenadores para escribir textos.

La ingeniera trabajó luego para empresas como Underwood Corporation y Teleregister, donde desarrolló ordenadores diseñados exclusivamente para una tarea. Además de un programa de reservas de billetes para United Airlines, Berezin creó, por ejemplo, calculadoras de trayectorias para el ejército y un sistema automatizado para la banca. El sistema para United Airlines funcionó sin fallos durante 11 años.

 

Bernice Fitz-Gibbon

Se convirtió en copy-writer a principios de los años 20 en los grandes almacenes Macy’s y a partir de ahí arrancó una carrera publicitaria que duró hasta que fundó en los 50 su propia agencia. Durante su carrera, se convirtió en la mujer mejor pagada de la industria publicitaria.

 

 

Ejemplos del pasado, pero que también podemos ver en el presente. Aquí os dejamos una pequeña recopilación:

Masako Wakaniya

Esta veterana nipona, que trabajaba como empleada de un barco, se interesó por los ordenadores en la década de los 90s: fue entonces cuando aprendió los fundamentos de codificación y desarrolló ella misma la aplicación Hinadan, uno de los primeros de juegos destinadas para mayores de 60 años.

“La mayoría de las personas adultas han abandonado la idea de aprender, pero el hecho de que algunos empiecen de nuevo no solo es bueno para ellos sino también para la economía del país”, asegura Wakamiya. Confiesa que está “tan ocupada todos los días” que no le da tiempo “a buscar enfermedades”.

Aunque una vez cumplen los 40 años los trabajadores de Silicon Valley son ya considerados viejos, la desarrolladora japonesa celebró una reunión nada menos que con el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, quien la tildó de “fuente de inspiración”.

 

Joy Mangano

Su primer gran invento lo llamó “El Trapeador Mágico” y era básicamente una mopa que absorbía más por sus hebras de algodón y que tenía un mecanismo que hacía que no tuvieras que exprimirla con tus manos a la hora de enjuagarla.

Joy, de 34 años, estaba tan contenta con su invento que decidió arriesgarse y utilizó todos sus ahorros y pidió dinero prestado para crear 100 prototipos. Los vendió, pero la ganancia no era mucha. Dos años después, logró conseguir una oportunidad de presentar su trapeador en un importante canal de ventas de televisión estadounidense y, tras varios intentos, logró vender 18 mil unidades en menos de media hora y ganó más de 10 millones de dólares en un año.

Pudo industrializarse y hasta creó su propia empresa: Ingenious Designs. Durante la siguiente década, siguió creando más inventos para el hogar y la mujer.

 

María López Valdés

Con un doctorado en ingeniería informática sobre el “machine learning”, fundó una spin-off universitaria Bitbrain de la que actualmente es Consejera Delegada. Bitbrain es una empresa de neurotecnología que desarrolla avanzados equipos de EEG y biosensores, y aplicaciones para el mercado del neuromarketing y la estimulación cognitiva, entre otros.

La especialidad de BitBrain es colocar sensores en el cuerpo humano; sensores no invasivos como por ejemplo una diadema o una pulsera, y con ellos miden las reacciones fisiológicas.

 

Geraldine Pomato

Creó un grupo de Facebook con sus amigas cuando no podía dormir, que se convertiría en una red para mujeres que ha dado la vuelta al mundo. Tiene dos hijos y supo utilizar la red social como una plataforma para apoyar el emprendimiento, empoderar a las mujeres y ser también una red de apoyo para casos de violencia intrafamiliar o dificultades emocionales.

Desarrolló un modelo en el que todos ganen y en donde parte de los recursos que recibimos los utilizamos para ayudar a la comunidad.  Wikimujeres está presente en más de 20 países, con más de 70.000 mujeres registradas, y ha sido premiada en Andicom.

 

Mary Barra

Fue responsable de las áreas de ingeniería de manufactura, recursos humanos y desarrollo de productos, antes de asumir la presidencia y dirección ejecutiva de la empresa en enero de 2014, cuando se convirtió en la primera mujer en la historia al mando de un gigante automotriz de escala global.

En la última lista Forbes de las mujeres más poderosas del mundo en los negocios, Mary Barra, presidenta y directora ejecutiva de General Motors, ocupa el primer lugar. En el ranking de las mujeres más poderosas en todas las esferas de influencia, la estadounidense está en la quinta posición, después de Ángela Merkel, Theresa May, Melinda Gates y Sheryl Sandberg.

Volver