La moda se adapta a los tiempos de la pandemia

Renovarse o morir. Y de lo primero sabe mucho la moda pues si algo la describe es su capacidad camaleónica de adaptarse a cada tiempo y democratizar el uso de nuevas tendencias. Pues eso mismo estamos viendo con la nueva realidad que estamos viviendo a causa del coronavirus. El sector de la moda se ha visto gravemente afectado por el estado de alarma, por el cierre de las tiendas, por la imposibilidad de salir de casa y, por tanto, de comprarla.

Pero esto no ha frenado ni mucho menos a los diseñadores y a las grandes marcas que han decidido adaptarse a la “nueva normalidad”, por ejemplo, con las Semanas de la Moda. Si no se pueden realizar de forma presencial porque hay que garantizar el distanciamiento social, se hará de forma digital.

Y así lo ha anunciado la London Fashion Week, que tendrá lugar en junio. También París o Milán seguirán la misma estela, del 9 al 13 de julio la primera y del 14 al 17 de julio la segunda. Incluso la moda nupcial se apunta a esta tendencia y la Barcelona Bridal Fashion Week también tiene previsto realizarse en septiembre. En este último caso se prevé que se puedan hacer algunos actos presenciales, si el coronavirus lo permite.

Además, vemos ejemplos de cómo se ha sabido dar la vuelta a la tortilla en este sector. Se ha disparado la venta online, diseñadores que han puesto en marcha campañas por FaceTime como Jacquemus o marcas como Zara o Bershka que han lanzado interesantes lookbooks desde casa.

Pasarelas desde Youtube, desfiles de moda desde instagram, directos de influencers mostrando las últimas adquisiciones para el armario… ¿Qué más vamos a ir viendo?

Desde luego, se acerca una nueva realidad a la que nos tendremos que acostumbrar, un escenario lleno de oportunidades y, sobre todo, de diferenciarse para llegar al cliente de una forma directa.

Volver