El legado de Stan Lee en el mundo del marketing

Spiderman, Patrulla X, Dr. Extraño, Daredevil o Los Vengadores se han quedado huérfanos. En definitiva, el universo Marvel lamenta la muerte hace unos días de Stan Lee (Stanley Martin Lieber), el escritor y editor de cómics que transformó el universo de los tebeos y que fue también una pieza fundamental en la construcción de Marvel.

La figura de Stan Lee ha sido clave en la evolución de la historia del cómic en las últimas décadas. De hecho, su trabajo es digno de estudio para saber cómo funciona esta industria, cómo crear una buena historia, pero también como erigir una marca poderosa con personalidad propia. Y es aquí donde nos detenemos: vamos a intentar hacer una guía que nos sirva para aprender del mundo de la empresa, del marketing y de las marcas.

Marvel, por ejemplo, es capaza de generar un gran vínculo entre el personaje y el lector: desde la publicación de una nueva historia, una película, una exclusiva… las redes sociales se inundan de respuesta sin que haga falta ninguna pauta publicitaria: llega al destinatario prácticamente antes de haber salido.

Por no hablar del merchandising y el posicionamiento de marca. ¿Quién no tiene una camiseta de algún personaje Marvel en el armario? ¿O una taza? ¿Cuántas películas has visto de la multinacional?

Hay que decir que detrás de esto hay mucho de sentimientos. Porque, ¿quién no recuerda haberse enganchado hasta la médula de la historia de un personaje, leerse -o más bien devorar- sus cómics y sentirse identificado o de alguna forma ligado al protagonista? Pues este es el gancho más potente que cualquier campaña de marketing busca. Algo que supo hacer muy bien Stan Lee fue crear superhéroes con rasgos humanos, sentimientos, con preocupaciones e inseguridades. ¿Cómo no cogerles cariño?

Además, aquí el branding juega un papel muy importante ya que Stan Lee era capaz de crear una identidad perfectamente definida de cada personaje y que siempre están presentes en cualquier historia. Todo ello a través de un estilo propio que unía rápidamente al lector con el papel que tenía delante, ¡Un storytelling de manual vaya!

De Stan Lee podemos aprender hasta de la marca personal. ¿Cuántos cameos ha hecho en películas basadas en sus personajes? Lee en sí mismo era una marca brutal, una marca que nos deja pero que forma parte ya de la historia del cómic universal. DEP Stan Lee.

Volver